• Home
  • Noticias
  • Los problemas con el transporte al frente de las quejas entre los turistas extranjeros

Los problemas con el transporte al frente de las quejas entre los turistas extranjeros

También hay inconvenientes por alojamiento e inseguridad. También hay reclamos por alojamientos e inseguridad. Los datos surgen de un informe de la Defensoría que reúne las denuncias de los viajeros.

Precios en pesos que mutan a euros en cuanto el vendedor escucha un acento extranjero. Departamentos de alquiler temporario que no se parecen en nada a las fotos de promoción exhibidas en Internet. Hurtos. Dificultades para conseguir una tarjeta SUBE para viajar. Estos son algunos de los desafíos con los que se enfrentan los turistas que visitan la Ciudad. Durante 2015, la Defensoría del Turista porteña recibió 1981 reclamos. El 32,58% fueron por inconvenientes con los medios de transporte; el 27,76% por asuntos de defensa del consumidor; el 15,96% por delitos e inseguridad; el 8,51% por agencias de viajes; el 9,28% por alojamientos turísticos y el 5,9% por alojamientos temporarios.

Una novedad es que aumentaron las quejas referidas al transporte público. La mayoría fue por hurtos o por problemas para acceder a la tarjeta SUBE. "Antes los turistas no conseguían monedas para pagar el colectivo y ahora les cuesta obtener la tarjeta SUBE. Hacen falta sitios para que la adquieran sin dificultades. Nosotros tenemos ocho sedes y estamos dispuestos a ofrecerlas para venderle la tarjeta a los turistas", dice José Palmiotti, el Defensor del Turista.

De hecho, en los foros de viajeros de Internet sobre Buenos Aires, las consultas sobre cómo hacer para viajar en colectivo son frecuentes. En el de TripAdvisor, una canadiense recomienda darle $ 10 a otro pasajero y pedirle: "¿Puedes pagar mi boleto con tu SUBE?". La mujer asegura: "Están más que complacidos en asistirte. Eso sí, no esperes que te den el cambio de los $ 10, pero si consideras que tomar un taxi te costaría considerablemente más, es un precio bajo".

Según la Defensoría del Turista, en 2015 hubo un 85% menos de denuncias relacionadas al transporte aéreo. Y las quejas por cancelaciones y reprogramaciones de vuelos informadas al momento del embarque desplazaron a los reclamos por roturas, extravío o demoras en la entrega del equipaje.

En el foro de TripAdvisor, los viajeros se sorprenden sobre todo por dos problemas en relación a los aeropuertos locales: el caos para embarcar y los "abrevalijas". Un neoyorquino, por ejemplo, se extraña porque la gente empieza a hacer cola en la puerta de embarque antes de que éste comience. "Mejor quedarse cerca de la puerta para estar seguro, especialmente si estás contando con que haya espacio en el compartimiento para el equipaje de mano sobre tu cabeza", recomienda. "Es mejor que envuelvas en papel film el equipaje que vas a despachar, si no algún mano larga va a revisarlo", aconseja otro neoyorquino, a quien le faltaron pertenencias de una valija despachada vía Aeroparque.

Mientras, una pareja de turistas canadienses tuvo una mala experiencia cuando llegó en un crucero: "A una de nuestras valijas le faltaba el candado y en el hotel descubrimos que los collares de mi esposa habían desaparecido. Además, la cola para tomar un taxi en el puerto era un desorden. El encargado de despacharlos nos cobró $ 300, hizo un recibo y se lo dio al taxista que nos iba llevar. Cuando lo pude ver noté que era por $ 200".

También hay muchos reclamos por cuestiones de alojamiento. Desde turistas que se quejan por la mala higiene de un hotel hasta personas que reservan un departamento amueblado por Internet y después nada es lo que parecía, pasando por cancelaciones de reservas a último momento.

"Una semana antes de nuestra llegada, recibimos un mail del dueño del departamento que decía que se había roto un caño, que no podrían arreglarlo a tiempo y que por eso cancelaba la reserva", cuenta en TripAdvisor Jim, de Fort Lauderdale, que quiso alquilar la propiedad por una semana a través de un sitio que ofrece departamentos de alquiler temporario. Tampoco tuvo suerte con la propiedad en la que finalmente se alojó, cerca del Obelisco. "Todo lo que se mostraba en las fotos eran muebles de utilería montados apresuradamente para las tomas promocionales y se rompieron al primer uso. Además, el lugar era sucio", comenta.

A las sedes de la Defensoría del Turista también van viajeros que fueron víctima de robos o hurtos. Generalmente, piden que les extiendan algún papel para presentar en su compañía de seguros, que los asesoren sobre los trámites que deben hacer en la Embajada o que los ayuden a llamar a la tarjeta de crédito para denunciar su robo. En todos los casos, una persona de la Defensoría los acompaña a hacer la denuncia en la Comisaría y los asiste con el idioma.

El informe, además, alerta que volvió la práctica de cobrarles a los turistas los servicios en moneda extranjera o darles el vuelto con billetes falsos. Por eso, la Defensoría entrega un folleto que enseña a diferenciarlos de los verdaderos. "También hemos intervenido en casos más extremos -cuenta Palmiotti-. Por ejemplo, asistimos a los padres de Nicole, la estudiante chilena que fue asesinada. Y a un estadounidense que fue a comprar dólares en una cueva, lo asaltaron y en un forcejeo recibió un tiro".

Los habitantes de la Ciudad que hacen operaciones por Internet también piden ayuda en la Defensoría del Turista. Muchas veces, por confusiones en el momento de generar una compra. Por ejemplo, un hombre adquirió en una agencia de viajes on line un pasaje a Barcelona, pero no se fijó en el itinerario. El vuelo hacía escala en los Estados Unidos y él no tenía visa para entrar a ese país, por lo que pidió asistencia cambiar el pasaje. "Otras veces el comprador se equivoca y adquiere más de un pasaje", señala Palmiotti.


FUENTE: Diario Clarín http://www.clarin.com/ciudades/problemas-transporte-frente-turistas-extranjeros_0_1556244764.html