• Home
  • Noticias
  • El Doctor Raúl Lamberto se convirtió en el quinto defensor del pueblo de la Provincia De Santa Fe, Argentina

El Doctor Raúl Lamberto se convirtió en el quinto defensor del pueblo de la Provincia De Santa Fe, Argentina

El doctor Raúl Lamberto se convirtió en el mediodía del jueves último en el quinto Defensor del Pueblo de la provincia de Santa Fe, Argentina, al jurar ante una sesión conjunta de la Legislatura provincial convocada al efecto y reunida en el recinto de la Cámara de Diputados. La austera y solemne ceremonia, con la que el ombudsman provincial (conforme lo prescribe la ley 10396) es investido formalmente del cargo por cinco años, fue presidida por el vicegobernador, Carlos Fascendini, quien le tomó a Lamberto su juramente por la “Patria y su honor”.

De inmediato diputados y senadores, familiares del flamante funcionario, su adjunto para la zona norte, Luciano Leiva –el adjunto zona sur es un cargo que está vacante- y la Defensora de Niños, Niñas y Adolescentes, Analía Colombo, que lo acompañaron en el hemiciclo central del recinto, rompieron en un cerrado aplauso que se prolongó algunos minutos mientras una larga fila se formó para saludar y felicitarlo.

Con 13 senadores y 44 diputados del oficialismo como de la oposición, la sesión conjunta tuvo quórum sobrado que, en este caso, se computa por separado dado que cada cuerpo debe reunir su mayoría propia. Difiere del quórum de la asamblea legislativa –como la que lo designó el 30 de junio pasado- en la que la mayoría requerida se alcanza sumando la asistencia de los todos los presentes.

Lamberto fue diputado provincial por lo que las muestras de afecto de sus ex colegas fueron notorias y profusas. Tres de sus cuatro antecesores –Norberto Nicotra, María Angélica Gastaldi y Carlos Bermúdez- también fueron ex diputados antes de ser elegidos como defensores del Pueblo. Al tratarse de un organismo de defensa de derechos y contralor de gobierno, unipersonal, que no recibe instrucciones ni órdenes de autoridad ninguna, le es incompatible al Defensor toda actividad partidaria por lo que en todos los casos debieron renunciar a los cargos que ocuparan en sus partidos y solicitar la suspensión de sus afiliaciones.

Ello no pasó con el antecesor inmediato a Lamberto, Edgardo Bistoletti, (quien murió en el cargo el 14 de abril de 2014) porque había sido juez en Rosario; cargo también incompatible con la actividad partidaria.

Lamberto tiene 66 años, es abogado y militó durante toda su vida en el Partido Socialista. Entre otros cargos que desempeñó, fue secretario de Gobierno y Cultura de la ciudad de Rosario (1989-1993), concejal en esa misma ciudad (1995-2003), diputado provincial (2003-2012) y ministro de Seguridad de la provincia (2012-2015).

Creada por la ley 10.396, del 28 de mayo de 1990, la Defensoría del Pueblo es un organismo del Estado santafesino no del gobierno, que tiene sedes en las ciudades de Santa Fe y Rosario y delegaciones en unas 40 ciudades del territorio provincial. En su estructura conviven además el primer y más antiguo centro de Asistencia a la Victima y Protección al Testigo de Delitos y el, también primer, Centro de Mediación de la provincia. En el 2012 se creó en su seno la Defensoría del Niños, Niñas y Adolescentes que depende del Defensor titular y en el 2014, el Defensor del Público (cuya función será la de escuchar y gestionar los planteos de la audiencia del sistema provincial de Radio y Televisión estatal que en estos días comenzará sus actividades) que aún no ha sido designado.

Emocionado, Lamberto declaró ayer a la prensa la “enorme expectativa” que le genera el nuevo cargo dado que, subrayó: “se es una institución privilegiada, que tiene una muy buena consideración ciudadana. Con 25 años de trayectoria, que ha construido un reconocimiento muy importante de la sociedad –no sólo en la provincia sino en la Asociación de Defensores del Pueblo de República Argentina que contribuyó a fundar tanto como en distintos organismos internacionales que nuclean a los defensores de la región y el mundo- y cuenta con planteles profesionales muy competentes, eficaces y comprometidos”.

"La Defensoría del Pueblo fue concebida como un nexo entre la ciudadanía y la administración provincial. Después de 25 años creo que estamos en condiciones de dar un salto y no ser sólo un receptáculo de quejas de los ciudadanos, sino también trabajar para anticiparnos en la promoción y protección de derechos fundamentales, como son el derecho a vivir la ciudad, al hábitat, la igualdad de género, la lucha contra la trata y los derechos de pueblos originarios, entre otros", declaró Lamberto quien renovó ante los periodistas su compromiso de "estar siempre donde un santafesino lo necesite, yendo a los barrios y a la ciudades".