• Home
  • Declaraciones
  • Comunicación de la presidencia del ilo con motivo de fallecimiento del ing. Carlos feruglio

Comunicación de la presidencia del ilo con motivo de fallecimiento del ing. Carlos feruglio

Con profundo pesar, en nombre del Instituto Latinoamericano del Ombudsman – Defensor del Pueblo, participo a ustedes del fallecimiento de nuestro consocio, colega, compañero y amigo, ingeniero Carlos Feruglio, adjunto del Defensor del Pueblo y por un largo período en funciones de Defensor del Pueblo de la Provincia de San Fe entre 2000 y 2005.

            No creo exceder la calificación, para los que lo conocieron y trataron, al sumar a las condiciones de identidad formales, las que son propias de una calidad íntima y entrañable: compañero y amigo.

           Compañero porque siempre hizo causa común con todos los que necesitaron su apoyo, comprensión y compañía. Nunca faltó a un encuentro o compromiso y jamás rechazó un llamado. Fue en extremo bondadoso y alegre. No desperdició, sin embargo, oportunidad para decir lo que pensaba, de frente y con firmeza. Lo vimos muchas veces serio, pero su rápida sonrisa, hija de su ánimo tolerante y de su buen humor, transformaba cualquier dificultad en armoniosa recomposición. Sin dejar de ser fiel en lo que creía, no generaba conflictos ni confrontaciones. Primaba en él el afán por la concordia.

            Amigo, porque cultivó en nuestro corazón sentimientos de afecto sustentados en una valerosa solidaridad que sabía anteponer a todo: a lo que coincidía con él o no. Vivía la amistad sin buscar favores ni simetrías. Era un gaucho entrerriano – santafesino que alimentaba la amistad con el recuerdo, la evocación y el indescifrable sentimiento que une a las personas por las hilachas de comunes emociones.

            Sus convicciones las ponía donde debía, y en la construcción de la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina, fue tan importante como los que más, algunos de los cuales ya tampoco están entre nosotros.

No teníamos trato seguido en los últimos años; pero no era necesario, porque la amistad se sustenta en el espíritu, no en la frecuencia. De cualquier manera, hoy pensamos que fue una verdadera e irreparable lástima no haber estado más con él. Suele ser así y esto hace más dolorosa la despedida.

            Hacemos llegar a su familia nuestras sentidas condolencias y el máximo mensaje de solidaridad que podemos expresarles: que siempre estará en nuestros recuerdos  en nuestros corazones.

            Por hacer sido Carlos Feruglio persona estrechamente relacionada a muchos defensores y defensores del pueblo de la Argentina actualmente en ejercicio, me permito hacer extensivo este mensaje a todos ellos con el mayor respeto.

Buenos Aires, 4 de febrero de 2011

 

Carlos R. Constenla

Presidente